Victimización victimaria

¿Quién hubiera imaginado que la Argentina neoliberal del Siglo XXI iba a terminar siendo la que más se pareciera a aquella Venezuela a la que tanto se osaba criticar, en parte de discurso, para confrontar a sus oponentes populistas? Íbamos camino a ser Venezuela… decían las mismas voces que a la fecha ocultan la sumersión a la pobreza, por ellos mismos hoy generada. Rever y retrotraer la “no noticia” parece ser hoy la forma.

“Yo hago ravioles, ella hace ravioles…” exclamaba una de las frases célebres de la gran película: Esperando la carroza (1985). Y es en este sentido que podríamos trazar un paralelismo entre las actualidades venezolana y argentina. Con un periodismo que prácticamente en su totalidad es sumamente cuidadoso a la hora de llevar adelante una visión crítica, cualquiera esta sea, en cuanto a los gobiernos de sus respectivos países. Con la especulación a flor de piel, en Argentina por ejemplo, las grandes cadenas de supermercado aumentando los productos a precios irrisorios, utilizando a la inflación como gran excusa, mientras que los venezolanos a través de un nuevo actor social: los bachaqueros, quienes compran barato, a través del sistema de cartillas (producción racionada hasta agotar el stock), venden hasta a cuatro o cinco veces más caro en el mercado ilegal, ante la desesperación, por la falta de insumos, de cara a la población demandante.

Los productores campesinos, que en el país sureño, tomaron la decisión (en reiteradas ocasiones) de cruzar las rutas hacia el centro del país, regalando  a los ciudadanos sus fuentes de ingresos, para mostrar a los capitalinos que a cambio de sus productos prácticamente nada se les paga, a pesar de que las grandes marcas y cadenas los vendan a precios infladísimos (tal es el caso de la yerba mate y las verduras), mientras que en suelo caribeño, bien se sabe que ante la falta de estos alimentos y contrariando al bachaqueo, la gente sube a lo alto de las montañas para comprar directamente a los pequeños productores, con todas las dificultades que ello implica. La militarización y los presos políticos no quedan ajenos a esta congruencia argentino-venezolana, a pesar de las grandes diferencias ideológicas. Hablamos así de represión generalizada, ante contextos de mayor desocupación y por ende menor consumo interno en ambos países.

Parecieran estar en sintonía quienes, a pesar de sus canales opuestos, llevan adelante procesos regresivos al interior de las poblaciones por ellos comandadas. En estos días, se difundió en Venezuela la iniciativa de un militar retirado, llegando en helicóptero al Tribunal Supremo, para tirar desde arriba una granada, justo en el momento en que, violentamente, colectivos paramilitares intervenían la Sala de la Asamblea Nacional. Pero esto no es todo, no conforme con su falta de protagonismo victimizado, el Gobierno argentino dejo ver una filmación a partir de la cual un automóvil, se supone, intentaba ingresar por la fuerza a la Casa Rosada (lugar donde trabaja el Presidente de la Nación), todo lo cual quiso esconder bajo la alfombra el suicidio de un anciano en una dependencia estatal, tras ser dados de baja los haberes jubilatorios. La falta de veracidad, de quienes nada de víctima tienen, nos pone sobre la mesa más bien sospechas en el accionar. Contextos plenos de debilitamiento de legitimidad, con una dosis de desesperación por mostrarse los poderosos en el lugar del “pobrecito atacado”, ya nadie puede creer esta basura…

La lamentable “no noticia”, termina por decirnos que hoy más que nunca Argentina y Venezuela se parecen, tristemente para los dos.  Los fantasmas del pasado permanentemente nos invaden como tragedia. Esperemos el presente de lucha nos vuelva a unir en vistas de un futuro  mínimamente prometedor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s